Meditando


Realizar un cambio es raro. Principalmente porque uno no sabe que está en él hasta que está dentro de él, cuando lo está produciendo, entonces es cuando uno sigue esa fuerza impulsora o se queda parado con lo que tenía, que por ende le venía más cómodo y fácil. Ya lo conocía. Esa fuerza impulsora nos esta llevando a terrenos desconocidos.

Desconocidos, por nuestra mente, va!….. por nuestro ego. Despertar en ese preciso momento por así llamarlo, es hermoso para unos, demasiado fuerte para otros. La curiosidad mato al gato, me sirve para explicar mi fuerza impulsora. Pero,  para escuchar esa llamada uno debe ser flexible, escucharse, doblarse y plegarse adentro de uno mismo.

Cuando la rigidez se hace en vos, estas paralizado. Cualquier plano mínimamente desconocido, te crea desconfianza, miedo. Y tu ego te domina. Controla tu vida. Te llevas todo por delante, te comes todo. Eres ira pura. Sumado a un cerebro de “rugbier” es lavandina y papel aluminio! (como volaban esas botellas de plástico!)

Flexibilizarse duele al principio, mucho. Porque vos estas enquistadamente rígido. Duele, parece que sufrís, el dolor es real, te aplasta el pecho, sentís un puñal. Es hermoso ver como tu cuerpo reacciona. Como tu alma reacciona. Como por milésimas de segundos están unidas y te rescatan. Como Indiana Jones…. justo a tiempo antes que la piedra te aplaste! Y volves a respirar, llenas lo pulmones a full, no te acordabas que respirar sentara así.

Respirar dio paso a la meditación. El golpe se había producido. El nuevo gobierno estaba tomando posesión. Mejor dicho, estaba sacando a patadas al EGO de la sala de control. Se inicia un proceso de referéndum. Meditación. El cuerpo pide relajación y le das yoga. En ese momento te das cuenta que ya nos están unidos el cuerpo la mente y el alma, pero te da igual, porque cada uno está siendo alimentado, a diario. Te das cuenta que cada gesto te alimenta.

Y la vida se ralentiza. Te da tiempo de pensar, de meditar. De llegar a la respuesta que siempre quisiste dar y no podías!, no podías!. Pero la culpa no existe. Asumís que lo que te rodea no son objetivos, porque no los podes controlar. Solo podes controlarte a vos. Y las energías cambian. La culpa, energía negativa, autodestructiva, cambia por esa fuerza impulsora. La que te contaba al principio.

Y ya estás ahí, en el cambio. Flexible. No te lo propusiste. No te diste cuenta. Pero estas ahí, por vos. Inconscientemente lo produjiste, luego te esforzarte, empezaste a quererte. Por respetarte. Por no preocuparte por el futuro, sino colocar el ladrillo día a día correctamente. No lo mejor que pueda. Sino correctamente y punto. Sin juzgado, sin abogados.

Porque si, porque lo sentís, te recorre tu cuerpo. Te sentís bien. Te levantas agradeciendo el día que vas a vivir. Y es lindo ver cómo te llenas de vida. A veces doblas las rodillas, pero aprendiste a apoyarte. No hace falta caer tan abajo ya. Basta, no cometer los mismos errores. Sino nuevos errores. Bienvenidos los nuevos errores.

Cambio, despertar, tomar conciencia, renacer, Buda, Yahvé, Mahoma, Dios, etc., etc., etc., como quieran llamarlo, lo utilizo en mi beneficio. Soy lindo, sano, sincero, conmigo  mismo. Irradio buena onda, amo, sonrío, suelto peso, en fin!

Gracias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s