Islandia tenía razón, el FMI estaba equivocado


Fecha: Agosto 2012
Fuente: Etfdailynews
Autor: Jeff Nielson

Durante aproximadamente tres años, nuestros gobiernos,  la cábala bancaria, y los medios de comunicación corporativos nos han asegurado que ellos sabían cuál era el enfoque apropiado para solucionar las economías que ellos mismos habían dañado con su propia mala gestión. Se nos dijo que la clave estaba en pisotear a la gente de a pie con “austeridad” con el fin de seguir haciendo los pagos completos de los interés a los parásitos de los bonos – a cualquier coste.

Después de tres años de fracaso continuo e ininterrumpido, Grecia ya se ha declarado insolvente respecto al 75% de su deuda, y su economía está totalmente destruida. El Reino Unido, España e Italia están cayendo en picado en una espiral suicida, donde cuanta más austeridad aplican estos sádicos gobiernos a su propio pueblo peores son sus problemas de deuda y déficit. Irlanda y Portugal están casi en la misma situación.

Ahora, en lo que podría ser el mayor “mea culpa” económico de la historia, tenemos a los medios de comunicación admitiendo que está maquinaria de gobiernos/bancos/propaganda de la Troika ha estado equivocada desde el principio. Se han visto obligados a reconocer que el enfoque de Islandia a la situación económica era el adecuado desde el principio.

¿Cuál era el enfoque de Islandia? Hacer exactamente lo contrario de lo que los banqueros que dirigen nuestras propias economías nos dijeron que hiciéramos. Los banqueros (naturalmente) nos dijeron que necesitábamos rescatar a los grandes bancos criminales, a costa de los contribuyentes (eran demasiado grandes para caer). Islandia no dio nada a los banqueros.

Los banqueros nos dijeron que ninguna cantidad de sufrimiento (de la gente de a pie) sería demasiado grande mientras se pudiera garantizar que los parásitos de la deuda recibieran hasta el último céntimo de su inversión. Islandia dijo a los parásitos de la deuda que recibirían las sobras, después de atender a las personas (por su propio gobierno).

Los banqueros nos dijeron que nuestros gobiernos “ya no podían permitirse” la misma educación, sanidad y los sistemas de pensiones que nuestros padres habían dado por sentada. Islandia dijo a los banqueros que lo que el país “ya no podía permitirse” era seguir siendo parasitados por los peores criminales financieros en la historia de nuestra especie. Ahora, después de más de 3 años de esta dicotomía en el desarrollo de políticas económicas, podemos ver el resultado (a pesar de los esfuerzos de la maquinaria de propaganda para ocultar la verdad).

Como de costumbre, cuando los medios de comunicación corporativos se ven obligados a admitir que nos han estado desinformado sistemáticamente en los últimos años, los revisionistas reciben la función de reescribir la historia:

… El enfoque de la isla a su rescate provocó una recuperación “sorprendentemente” fuerte, indicó el director del Fondo Monetario Internacional en el país. [Negritas del autor]

De hecho, desde el momento en el que se orquestó el desplome del 2008 y nuestros gobiernos moralmente corruptos comenzaron con la ejecución de los planes de los banqueros, yo he escrito que la única estrategia racional era dar prioridad a la gente respecto a los parásitos. Aunque yo no esperaba que los responsables políticos nacionales siguieran mis indicaciones, cuando escribí mis recetas económicas para nuestras economías no basé mis puntos de vista en la compasión, o en simplemente “hacer lo correcto”.

Por el contrario, he sostenido continuamente que se trataba de una cuestión de simple aritmética y según los principios más elementales de la economía que “el enfoque de Islandia” era la única estrategia que podría tener éxito. Cuando Plutarco escribió hace 2.000 años que “un desequilibrio entre ricos y pobres es la enfermedad más antigua y la más fatal de todas las Repúblicas” no estaba repitiendo como un loro el dogma socialista (1500 años antes del nacimiento del Socialismo).

Plutarco se limitaba a expresar el primer principio de la economía, algo en lo que se han basado todas las economías capitalistas modernas. Cuando los economistas modernos hablan en su propia jerga, como la propensión marginal a consumir, se basan en la sabiduría de Plutarco: que la economía siempre será más saludable con su riqueza en las manos de los pobres y la clase media en vez de ser acumulada por los ricos avaros (y los especuladores).

Por ello, cuando los revisionistas de Bloomberg intentan convencernos de que la fuerte (y real) recuperación económica de Islandia fue una “sorpresa”, esto solo sería cierto si ninguno de nuestros gobiernos, ninguno de los banqueros y ninguno de los valiosos “expertos” entendieran los principios más elementales de la aritmética y la economía. ¿Es este el mensaje que Bloomberg quiere transmitir?

Lo que es aún más falso aquí es el tono de satisfacción en este ejercicio de revisionismo, ya que nada podría estar más alejado de la verdad. Como ya indiqué en una serie de cuatro artículos hace un año, la campaña de “violación económica” perpetrada contra los gobiernos de Europa durante los últimos 2 años y medio (en particular) ha estado expresamente diseñadas para quitarle “la opción de Islandia” a los demás gobiernos europeos.

Una de las razones por las que Islandia ha sido capaz de escapar a la estrangulación de la cábala bancaria occidental es que la economía (y su gente) conservó la prosperidad residual suficiente para aguantar – mientras la cábala bancaria trató de estrangular la economía de Islandia como castigo por por rechazar la esclavitud de la deuda. Así, la austeridad no es nada más y nada menos que una campaña deliberada para destruir las economías europeas para que los esclavos sean demasiado débiles económicamente como para poder escapar de su propia estrangulación. ¡Misión cumplida!

Uno puede suponer que ni los medios de comunicación corporativos, ni sus amos los banqueros habrían permitido que se reconociera en sus periódicos y noticiarios el hecho de que Islandia estaba en lo cierto y que nosotros estábamos equivocados, a menos de que estuvieran seguros de que todos los demás esclavos de la deuda estuvieran paralizados más allá de su capacidad para escapar de esta opresión económica.

De hecho, para comprobar esta hipótesis basta con mirar a Grecia: la otra nación europea donde hubo “rumores” (es decir, los disturbios) dirigidos a derrocar el Gobierno traidor que servía a la cábala bancaria. Después de dos elecciones, la combinación de miedo y propaganda intimidó al pueblo griego hasta elegir a otro gobierno traidor – que se había comprometido expresamente a reforzar los lazos de esclavitud económica. Cuando los esclavos votan a favor de la esclavitud, los amos de los esclavos puede darse el lujo de regodearse.

Aquí, el propósito de la propaganda de Bloomberg no fue elogiar al gobierno de Islandia (cuando tanto los banqueros y los medios de comunicación corporativos desprecian a Islandia con toda su malicia). Por el contrario, el objetivo de esta desinformación fue la fabricación de una nueva gran mentira.

En lugar de la verdad; que desde el primer día el enfoque de Islandia era la única estrategia posible, mientras que nuestros propios gobiernos optaron por una estrategia diseñada para fracasar, obtenemos la gran mentira. Nuestros gobiernos traidores estaban actuando con honestidad y honradez, y el éxito de Islandia y nuestro fracaso fue otra “sorpresa que nadie podría haber previsto.”

Vimos exactamente el mismo revisionismo que siguió al crac de 2008, donde los medios de comunicación sacaron a todos sus expertos cómplices para decirnos que estaban “sorprendidos” por este acontecimiento económico, mientras que desde el sector de metales preciosos nos habían estado prediciendo este cataclismo con precisión, de forma cada vez más contundente, durante varios años.

El verdadero mensaje aquí para los lectores es que cuando una estrategia económica antepone las personas a los parásitos  no hay que sorprenderse de que tenga éxito. Al igual que con en el resto del  mundo, promocionar la salud de los parásitos sólo es bueno para los propios parásitos.

Anuncios

One thought on “Islandia tenía razón, el FMI estaba equivocado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s